Mujeres piratas.

La imagen aventurera que tenemos hoy en día del mundo de los piratas corresponde a la que el cine nos ha querido brindar, sobre todo en lo referente a la piratería del s. XVII, su época dorada. La realidad debió de ser mucho peor: harapientos, sucios, de malos modales, generalmente despilfarradores, borrachos, tremendamente violentos,...

Sabemos con seguridad que entre el mundo masculino de los piratas hubo algunas mujeres, de todos los grupos sociales -incluso la nobleza: la princesa Alvilda de Suecia, que en el s. V se hizo pirata huyendo de un matrimonio concertado por su padre.

Es curiosa su presencia en este mundo, pues estaba prohibido tener mujeres a bordo, para evitar posibles tentaciones...; la norma, además, era la soltería -aunque algunos famosos piratas, como Henry Morgan y Barbanegra, estuvieron casados. Las mujeres que caían en manos de los piratas acababn siendo violadas, secuestradas o asesinadas.

Algunos nombres de mujeres piratas han llegado hasta nosotros:
  • Elizabeth Shirland -apodada Machete Liz-;
  • Charlotte de Berry, que llegó a enrolarse en la Royal Navy disfrazada de hombre;
  • la noble irlandesa Grace O'Malley, famosa por su brutalidad y su falta de escrúpulos entre 1550 y 1600. Poseía tres galeras y capitaneó a 200 hombres, atacando con ellos sobre todo a españoles y turcos. A cambio de ayudar a la reina Isabel I de Inglaterra contra los españoles logró ser perdonada por sus fechorías;
  • por la zona caribeña sembraron terror las bucaneras francesas Jacquotte Delahaye y Anne Dieu-le-veut;
  • y las dos más famosas: Anne Bonny (amante del pirata Calico Jack) y Mary Read, que se sumó a su banda tras ser secuestrada. Ambas iban siempre disfrazadas de hombre. Eso sí, se salvaron de la horca en 1720 por estar embarazadas. Algunos dicen que llegaron a ser también amantes...
Mucho antes que ellas, se tiene constancia de corsarias en el mundo griego del s. V a.C., entre los barcos vikingos de la Edad Media (Sigrid, Rusla, Aasa, Freydis,...), familias enteras (como los ingleses Killigrew, que se enriqueció a lo largo del primer tercio del s. XVI a costa de financiar barcos piratas que trabajaban en la costa),... Y también después, hasta bien entrado el s. XIX (como la portuguesa de raza negra María Cruz). Algunas, además, pasaron a la Historia como defensoras de los derechos de las mujeres y la crítica al maltrato y la violación, como la china Ching Shih, a principios del s. XIX.

2 aportaciones:

Magah dijo...

Mire usted! Que delicadeza de mujeres!
Debieron haber sido mas que bravas, mas que muchos hombres!

Abrazo

Negrevernis dijo...

Magah,
en un mundo donde tenía todo que ganar y poco que perder, imagínate...

Un abrazo.