Aprendiendo Latín con Learningapps

Hace unos días descubrí en la Red el programa Learningapps, que permite realizar actividades muy visuales como apoyo para el estudio de las lenguas, a través de la creación de crucigramas, juegos de respuesta múltiple, el conocido juego del ahorcado o tarjetas de vocabulario con imágenes.

He hecho algunas pruebas para mis alumnos de Latín de 4º de ESO; os dejo aquí la actividad que por ahora más les ha llamado la atención y que han realizado más veces, correspondiente al capítulo II del método Lingua Latina per se illustrata (LLPSI), que es el que estoy empleando en este grupo durante el presente curso.


Las casas romanas y la asignatura de Latín.

Continuando con la presentación de trabajos trimestrales realizados por mis alumnos de 4º de ESO en la asignatura de Latín, os dejo a continuación una presentación realizada con el programa Prezi por el alumno Jaime Casas, sobre las viviendas romanas: 




Dioses romanos y la asignatura de Latín.

Hace un par de cursos, varios de mis alumnos de 4º de ESO de la asignatura de Latín eligieron como tema para un trabajo trimestral el de la mitología romana. Un año más, esto se ha repetido y así os puedo dejar los trabajos de dos de ellos, hechos con el programa Glogster:


Otros trabajos de Latín este curso, aquí.

Casas romanas y mis alumnos de Latín.

Estos días son los últimos de la primera evaluación para mis alumnos de Latín de 4º de ESO, y a punto de cerrar la primera nota global, me llegan vía mensajería los trabajos trimestrales que les pedí hace dos meses.

Aquí os dejo la presentación hecha por mi alumna Sandra Pardo sobre las casas romanas: 


Procrastinación y el cómo empezar una tarea

Este curso soy tutora de un grupo de 4º de ESO; los temas a tratar en la sesión semanal de tutoría son nuevos para mí, en su mayoría, pero tras estos primeros meses de curso he observado que mantienen la misma línea que mis tradicionales grupos de tutoría de 1º o 2º de ESO: el problema de cómo gestionar el tiempo en clase y fuera de ella, empleándolo no sólo en aspectos académicos, sino también en las distintas cosas que realizan a lo largo de la semana. 

La tentación del "no puedo", "luego lo hago", "me da tiempo",.. es fuerte en la mayoría de este grupo con el que comparto seis horas semanales (que son muchas para un profesor de ESO, pues no es lo habitual): es decir, el cómo empezar y no dilatar en el tiempo el inicio de una tarea. El tema de la procrastinación, por tanto, ha sido hoy en la sesión de tutoría el eje central de la conversación. 

Os dejo aquí la presentación que he usado como guía:



Una de las posibles soluciones a la que más atención han prestado ha sido el avisar a otros de que se va a empezar a trabajar, aprovechando que el grupo está unido a través de una app de chat móvil. Me ha recordado, claro, a aquellas llamadas de teléfono de mi compañero de universidad Juan Ramón, con el que tenía largas charlas horas antes del examen y con el que me ponía de acuerdo para preparar las pruebas semanas antes. El hecho de comprometerse con otros -los iguales- y "quedar virtualmente" pasados unos 30 minutos de trabajo para comentar qué ha pasado, ha sido llamativo, por lo que he visto en sus caras -esos espejos que indican al docente cómo va el hilo de la clase.

La dinámica que he usado para romper el hielo y abordar el tema ha sido muy sencilla: compartir con ellos, como si tal cosa y sin dar explicaciones, una bolsa de palomitas de maíz: cuando se rompe el minuto 1 de afrontar una tarea, se es capaz de seguir con ella con fuerza de voluntad e inspiración. Como el iniciarse a comer palomitas de maíz: una vez cogida una, es inevitable -lo ha sido para varios de la clase- coger un puñado y mirar de reojo si quedan más...

  • Más sobre procrastinación, aquí.