Para Elisa, con cariño.

Es difícil imaginarse a huraño Beethoven escribiendo una bagatela -una pequeña pieza ligera de tono amoroso-, pero parece ser que la famosa melodía que conoce casi todo el mundo con el nombre de "Para Elisa" debe su nacimiento al genial compositor.

Reducida hoy a música de cajas de música y diminutas bailarinas imantadas, esta pequeña pieza pudo haber sido compuesta en honor de uno de los amores del compositor, Térése Malfatti, una joven que era su alumna y a la que parece ser declaró su amor en 1810, siendo rechazado. Algunas investigaciones afirman que, en realidad, esta obra fue hecha por un copista posterior, que cambió el nombre de unos compases escritos por Beethoven, terminándolos.

Una tradición indica que, en realidad, Beethoven escribió esta pieza para una niña de trece años, de familia noble, a la que había escuchado en un recital, pero que se había negado a tocar alguna de sus piezas, afirmando que eran demasiado difíciles. El compositor le prometió escribirle algo que pudiera interpretar.



6 aportaciones:

profedegriego dijo...

Querida Negrevernis, sea cual sea el origen de la pieza, la verdad es que es una auténtica joyita; magnífica banda sonora le has puesto a tu primera entrada del nuevo año.
Mil biquiños, cara.

Negrevernis dijo...

Profedegriego, una obra conocidísima para todo el mundo.
Un saludo.

Los peque de la BiBliO dijo...

Hola Negrevernis, te agradezco este post con todo mi corazón.

¡¡Feliz 2012!!

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Una interesante historía.
Me encanta la música.
Un abrazo desde mi Librillo.

Negrevernis dijo...

De nada, Los peques... Seguimos leyéndonos.
Un saludo.

Negrevernis dijo...

Gracias por tu visita, Rosario. Muy interesante tu blog.
Un saludo.