La guerra de Troya (5): el caballo de Troya y el final de la contienda.


Una mañana los troyanos descubrieron que los griegos se habían ido; en su lugar, a las puertas de la ciudad se encontraba un gigantesco caballo de madera que tenía una inscripción en honor a Palas Atenea. El regalo era tan grandioso que pronto varios decidieron abrir las puertas de la muralla para meterlo en la ciudad; otros, sin embargo, como la profetisa y princesa troyana Casandra y el sacerdote Laocoonte avisaron de que esto iba a ser un terrible error para la ciudad, pero la alegría de verse sin sus enemigos era demasiado grande...

Todo fue fiesta en Troya; sus habitantes reían, cantaban y bailaban. La guerra había terminado después de diez largos años. Cuando la bebida empezó a hacer efecto y la noche caía sobre la ciudad dormida, salieron del interior del caballo, uno a uno, los guerreros griegos. Mientras pasaban por la espada a la ciudad, llegaban por barco el resto de los soldados.

Ardió Troya salvajamente. La guerra había terminado definitivamente y la ciudad pasaba a la Historia. Los héroes, sólo los que habían logrado sobrevivir, volverían a sus casas... La diosa Atenea, señora de las guerras, había apoyado a los griegos desde el principio y les había inspirado la trampa...

  • El autor de la Iliada, Homero, aquí.
  • Un resumen de la verdad de Troya y de su guerra, aquí.
  • Laocoonte ha inspirado el arte, aquí.

0 aportaciones: