El nombre de Felipe y España (II): Felipe II

Hace unos días comenzaba una serie de entradas sobre los reyes españoles que han tenido el nombre de Felipe, tras la proclamación como Rey de España de Felipe VI. El primero con ese nombre, Felipe I, casado con Juana de Castilla, tuvo un reinado muy breve, como expliqué hace poco; pero no se puede decir lo mismo de Felipe II (1527- 1598), ya que su reinado abarcó 42 años

Felipe II fue hijo del emperador Carlos I y de Isabel de Portugal -nieto, por tanto, de Felipe I y bisnieto de los Reyes Católicos. Su Imperio se extendió por cuatro continentes, tras ser proclamado rey de Portugal en 1580, tras la muerte sin descendencia del rey Enrique I, pues tenía derechos sucesorios como nieto de Manuel I de Portugal, el padre de su madre. 


Apoyándose en un complejo sistema centralizado, Felipe II tuvo dos grandes objetivos en su reinado: el mantenimiento de la hegemonía hispánica en Europa -lo que suponía defender Flandes a toda costa, como petición personal de su padre- y la defensa del catolicismo en un continente en el que el Imperio Otomano estaba pisando fuerte, amenazando las posesiones españolas en Italia. Sin duda, tanto Flandes como los turcos fueron los dos grandes dolores de cabeza del rey prudente, y no sólo por la acumulación de deudas y las consiguientes bancarrotas, sino por los recursos militares empleados, no pudiendo evitar la división de Flandes en una zona norte protestante y otra sur, católica -algo que su padre no hubiera visto con buenos ojos. Para la Historia ha quedado la victoria naval de Lepanto (1571) frente a los turcos, aliándose con los Estados Pontificios y Venecia...


Volcado en su política exterior, se casó cuatro veces y cuatro acabó viudo: con la infanta María de Portugal, María I Tudor -reina de Inglaterra-, la princesa francesa Isabel de Valois y con Ana de Austria, su sobrina, y con la que tuvo al fin a su hijo varón y heredero. Aún así, Felipe II confiaría siempre en la valía de sus dos hijas, Isabel Clara Eugenia -que llegó a ser gobernadora de los Países Bajos - y Catalina Micaela, ambas tenidas con su esposa francesa. 




El largo reinado de Felipe II permitió además consolidar varios logros, como la unidad peninsular tan deseada por sus bisabuelos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, potenciar el poder de los secretarios reales -mermando el de la nobleza, a pesar de la traición personal de uno de ellos, Antonio Pérez- y el desarrollo administrativo y judicial de los Consejos.

  • Biografía de Felipe II, aquí y aquí
  • Un interesante resumen sobre Felipe II, aquí
  • Felipe II fue un rey austero que impuso una rígida etiqueta en el vestir de la Corte, aquí