El espacio de las mujeres en Auschwitz- Birkenau.

Cuando el campo de exterminio de Auschwitz se quedó pequeño, se contruyó en 1941 un segundo complejo a tres kilómetros, en Birkenau, destinado a poner en práctica la Solución final. Las cuatro cámaras de gas de Birkenau comenzaron a funcionar en 1942, hasta que el campo fue liberado por el ejército soviético en enero de 1945.

En Birkenau (Auschwitz II) se creó una zona destinada a mujeres, bajo el mando de María Mandel (1912-48). El nuevo espacio destinado a presas políticas, judías, gitanas y opositoras al régimen nazi tenía diversos refugios hechos de ladrillo y madera, construidos como establos, con techos sin tejas, suelos siempre embarrados -Mandl ordenaba a las presas que lavaran su ropa y plato en los charcos cuando llovía- y con una letrina para cada mil mujeres, aproximadamente. En cada barracón al principio se colocó a unas 120 mujeres, pero a medida que las presas fueron aumentando superaron las mil personas en cada uno. 

Se calcula que el espacio destinado a cada mujer en cada uno de los barracones era inferior al de un gallinero pequeño: 0'28 metros cuadrados (el espacio vital habitable se calcula que oscila entre 1 y 9 metros) para cada una (una gallina necesita un mínimo de 2 metros cuadrados para desarrollarse adecuadamente). El hacinamiento en cada barracón afectaba también al aire: 730 l. para cada una (un adulto necesita entre 13000 y 15000 l. de aire al día).