El origen de la muerte.


En realidad, la muerte no existía para los genuinos habitantes de Norteamérica... O así lo sentían en las llanuras occidentales.

Y es que la muerte, en realidad, surgió de una dura conversación entre Coyote y Lobo, que estaban día sí y día no en discusión. Así, un día Lobo le dijo a Coyote que cuando moría una persona se le podría devolver la vida disparando una flecha sobre la tierra que había bajo ella; pero Coyote, que siempre estaba dispuesto a llevar la contraria su eterno enemigo, le contestó que eso no era buena idea, porque si todos los seres humanos recuperaban su vida, entonces llegaría un momento en el que no cabrían todos en la Tierra.

Lobo aceptó el razonamiento de Coyote, pero decidió que fuera el hijo de este el primero en morir, y su deseo provocó el fallecimiento del muchacho. Coyote, al saberlo, acudió desolado junto a Lobo, pidiendo la vida de su hijo y recordándole sus palabras: que podría devolver la vida a las personas con una flecha.

Pero el Lobo, astuto, mirándole de soslayo, le contestó:

- Querido Coyote. Como tú bien has dicho, y yo he estado de acuerdo, el hombre debe morir, porque si no, no cabrían todos en la Tierra.

  • Interesante información sobre los indios norteamericanos, aquí.
  • Leyendas de los indios norteamericanos, aquí.

2 aportaciones:

Magah dijo...

Impresionante.
Suelo decir: "Cria cuervos y te sacaran los ojos"

Abrazo

Negrevernis dijo...

Querida Magah...
La mitología nos trae la sabiduría de los que nos precedieron.

Abrazos.