¿Qué es un simposio?

Un symposion era, en la antigua Grecia, literalmente una "reunión de bebedores": una reunión de carácter festivo en la que sólo participaban varones aristócratas. El evento tenía dos partes: una primera en la que el vino y la comida eran los protagonistas, y una segunda en la que sólo se bebía, acompañando el vino con postres ligeros; tenía lugar en una habitación especial en la que se daba cabida a quince triclinios (unas treinta personas).




La vajilla utilizada estaba frecuentemente decorada con motivos relacionados con banquetes y vino, siendo la pieza principal una gran crátera donde el maestro de ceremonias mezclaba el vino -que se había guardado en ánforas hasta entonces- con agua (una parte de vino por tres o cuatro de agua). Una libación inicial, dedicada al dios Dioniso, marcaba el comienzo de la segunda parte de la reunión, en la que se hablaba, jugaba y recitaba poesía, mientras prostitutas, bailarinas y acróbatas entretenían a los invitados; el maestro de ceremonias fijaba previamente la cantidad de vino que debía beber cada participante, de manera que si este no lo lograba, debía pagar una prenda a cambio.

Tras la conquista romana, estas reuniones pasaron a formar parte de las costumbres de la alta sociedad romana