Macarons e Historia en mi pastelería.

Catalina de Médicis
Hace unos días estuve en una de las pastelerías más o menos cercana a mi casa. En su escaparate siempre está presente una gran bandeja de pastas coloreadas muy llamativas... y de origen histórico: son los macarons, un dulce francés que en realidad debe su existencia francesa a la noble italiana Catalina de Médicis (Florencia, 1519- Francia, 1589), hija de Lorenzo II, y reina de Francia por su matrimonio con Enrique II. Catalina no saltó a la batalla política hasta la regencia ejercida durante la minoría de edad de su hijo Carlos IX, destacando en sus decisiones siempre por su tendencia a la unidad y la tolerancia religiosa, en un país dividido por entonces entre protestantes y católicos. 

Cuentan que la receta de este postre, formado por dos pequeñas galletas crujientes de almendra de poco grosor y unidas por crema densa, fue llevado por Catalina hasta Francia, donde tomó allí su aspecto definitivo y se presentaba como delicia final en las bodas de la nobleza, quizá por lo difícil de su elaboración. Las distintas combinaciones de colores y rellenos son modernas, resultado de la obra culinaria de dos pasteleros franceses del s. XX: Pierre Hermé y Pierre Desfontaines, que mantienen la receta tradicional de rellenos de fresa, chocolate, pistacho o vainilla y han introducido nuevos sabores en su relleno, como pétalos de rosa o foie-gras.



  • Receta básica, aquí