Microrrelatos con sabor a yogur: Día del libro.

Cada 23 de abril recordamos en los colegios e institutos el Día del Libro: una fiesta cultural que se celebra en España desde 1926 y en países de habla española y portuguesa desde 1964. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare, pero también en otros 23 de abril nacieron o murieron otras importantes figuras literarias; la UNESCO por eso decidió dedicar este día a recordar la importancia de la lectura.

Buscando actividades para realizar con los alumnos de mi tutoría de 4º de ESO con motivo de este día especial, decidí retomar una dinámica que había hecho hacía muchos años y que encontré de nuevo en la Red hace no mucho: los microrrelatos con yogur. Pedí a mis alumnos que trajeran un envase de yogur vacío; delante de ellos convertí esos yogures en elementos de una historia, agrupándolos por sabores: un grupo serían los personajes, otro la primera oración de una historia, otro la última, objetos, época y lugares. Cada alumno escribió en un papel diferente un elemento de cada grupo y, tras mezclarlos todos, cogieron uno de cada tema. Finalmente, había que realizar un microrrelato.





A modo de ejemplo, les presenté el cuento "El dinosaurio", del escritor guatemalteco de origen hondureño Augusto Monterroso, con fama de ser el relato más pequeño jamás escrito. Evidentemente, el resultado literario de mis alumnos no había de ser tan afamado, pero sí ha sido sorprendente e inesperado. Podéis leer sus microrrelatos a continuación: