Excalibur: un arma de la Prehistoria.


Hace un tiempo me regalaron un nuevo marcapáginas para mi colección; esta vez, nada aparentemente artístico, pero sí con un alta importancia para los que nos apasiona la Prehistoria: la reproducción de Excalibur (no: no la legendaria espada mágica del rey Arturo), el bifaz de cuarcita roja encontrado en la Sima de los Huesos de Atapuerca, entre los restos fósiles de 4000 humanos de más de medio millón de años de antigüedad. Era el 9 de julio de 1998 cuando el equipo liderado por Juan Luis Arsuaga sacaba a la luz esta pieza.

 

¿Su función? Dado que no queda del todo claro qué hacen esos restos humanos allí (quizá para evitar la acción de los animales carroñeros sobre seres queridos) y que por ahora se les da un valor simbólico, es posible que este bifaz sea una ofrenda destinada a las treinta y dos personas junto con las que se encontró. La importancia de este hallazgo va más allá, pues los restos de la Sima de los Huesos están asociados al Homo Heilderbergensis, un homínido anterior a los Neandertales; de esta forma, Excalibur nos conduce a pensar que el pensamiento abstracto se desarrolla antes de lo que pensábamos y reafirma la teoría del equipo de Atapuerca de que los esqueletos hallados fueron colocados allí de manera intencionada, y no fruto de un corrimiento de tierras.

  • El misterio de Excalibur, aquí
  • Excalibur, en el Museo de la Evolución Humana (Burgos), aquí. 
  • Excalibur y Atapuerca, aquí
  • Otras herramientas del hombre prehistórico, aquí.