¿Has asistido a un gran festín?

El festín de John Saturnall (Lawrence Norfolk) no es un libro de Historia, pero aún así tiene cabida en este blog, pues el protagonista vive en la convulsa Inglaterra de s. XVII, y a lo largo del libro el lector tiene unas ligerísimas pinceladas de que algo está pasando entre el rey (Carlos I Estuardo), Oliver Cromwell y la lucha entre dos sistemas políticos: la monarquía absoluta y un régimen republicano que acabará desembocando, tras la guerra civil, en un novedoso sistema parlamentarista.

John Saturnall es el hijo de una bruja, o, al menos, eso dicen en su pueblo, porque su madre tiene poderes curativos gracias a sus conocimientos botánicos y defiende una ancestral religión celta, anterior a la expansión cristiana por las islas, que gira alrededor de un festín mítico y socialmente igualitario. Todas las recetas han sido guardadas de generación en generación en un libro, pero John lo memoriza con facilidad. 

Hasta aquí el pequeño marco histórico de esta novela, que encierra, además, una historia de amor entre el cocinero John y la noble Lucretia, a la que sirve desde que es niña y amistades profundas forjadas entre calderos.

Varias son las razones que justifican que este libro esté primero en nuestras manos y luego bien cuidado en la estantería, para releerlo posteriormente: el regusto que dejan sus recetas imposibles -pero certeras, pues la gastronomía inglesa del s. XVII era bien conocida y admirada en el resto del continente-, su trasfondo entre lo mitológico y lo contemporáneo -a veces el lector se olvida de que no está acompañando a los - personajes en el s. XXI, por lo cercanos que son-, el ansia de superación del personaje principal -en su niñez se enfrenta con los niños de su pueblo por defender a su madre, siendo joven mejora en su profesión desde un inicial puesto entre los friegaplatos de la mansión Fremantle, lucha en la guerra, vive en silencio el amor por su señora- y, por último, no hay que olvidar la original manera de presentar los capítulos, a través de una receta casi imposible, relacionada con la historia que se va a contar a continuación.

  • Más sobre este libro, aquí