Ángeles, canciones y Bouguerau: casualidad.

De forma totalmente casual llegó a mis manos hace unos días un papel anunciando un concierto benéfico anual de Navidad, a cargo de una conocida orden religiosa del monasterio cercano a mi ciudad. Informada de la fecha y la hora, me disponía a dejarlo en la mesa donde lo había visto (el mostrador de la tienda), cuando me llamó poderosamente la atención la imagen que se había usado para decorar la publicidad. Y guardé el papel en el bolso, dispuesta a escanearlo para publicar mis impresiones en cuanto tuviera algo de tiempo.


Y aquí está. La ilustración de la publicidad del concierto monástico era un detalle del cuadro Canción de ángeles, del pintor francés A.W. Bouguerau. Y lo que me había llamado la atención había sido el perfecto acabado de su dibujo, academicista y clásico: el retorno al mundo clásico de los artistas del s. XIX. 

Efectivamente, Bouguerau (La Rochelle, 1825- 1905) es un pintor que hoy empieza a ser considerado del grupo de los grandes academicistas, pero que quedó algo olvidado con la irrupción del Impresionismo. Hijo de una familia de comerciantes de aceite de oliva, trabajó como contable en una tienda de vinos, pero su padre accedió a matricularlo en la Escuela Municipal de Arte de Burdeos, a condición de no descuidar sus obligaciones familiares y profesionales. Un tío sacerdote le ayudó a iniciar su carrera artística..., aunque al principio, para ganar algo de dinero, diseñaba etiquetas de botes de mermelada.

Fue discípulo indirecto de Ingres y de Picot, cuando ya estaba en París, tras haber decidido con más de veinte años dedicarse a la pintura, pese a la oposición paterna inicial. Fue un pintor muy apreciado en la corte de Napoleón III y en los ambientes burgueses, decorando techos y capillas con escenas religiosas y mitológicas, pero también cotidianas -sobre todo con escenas en las que priman mujeres-, y compaginando su labor con la enseñanza. Apoyó a su mujer, también pintora, en la exposición de sus propias obras en París.

¿Hubiera sido posible para él, con la llegada del Impresionismo, mantener por libre su estilo depurado y clasicista? Posiblemente no. Sus obras, sobre todo a partir de 1870, aumentaron en luminosidad y colorido, aunque no perdieron la influencia clásica y sentimental. Se podría decir que ante sus pinturas estamos casi delante de fotografías.

  • Página oficial del pintor, aquí.

7 aportaciones:

Cayetano dijo...

Una obra preciosa, con esos ángeles que parecen tan femeninamente "humanos"...
Voy a ver si a la cuarta intentona consigo descifrar esas letras y esos números para demostrar que no soy un robot y puedo por fin poner mi comentario.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

A mí me gusta mucho el estilo de Bouguereau; rechaza totalmente el realismo y el maquinismo de la época de los realistas y vuelve a esta pintura clásica, casi del tiempo de Rafael, y plasma como pocos el mundo de los héroes y dioses clásicos, las leyendas medievales y la sensualidad cristiana. Es el pintor del tiempo detenido. Cierto que el impresionismo y el estilo rompedor y vanguardista de este movimiento silenció durante mucho tiempo su pintura, pero nuevamente se le empieza a valorar con mucho fuerza. Un abrazo.

Negrevernis dijo...

Asi es, Cayetano. Por eso me llamó la atención, por la humanidad fotográfica de su cuadro.

Lamento la intentona del antispam, pero tuve hace un tiempo varios ataques y comentarios maliciosos que se han cortado gracias a eso.

Un saludo.

Negrevernis dijo...

Cierto, Paco, además de que sus obras están valorándose especialmente en EEUU, en los círculos de subastas.

Yo soy más amante del arte medieval, pero de vez en cuando me dejo sorprender.

Un saludo.

profedegriego dijo...

Querida Negrevernis, ¡qué acierto al hacer de un suceso accidental una entrada maravillosa! Siempre me ha gustado ilustrar mis clases de Cultura Clásica con los cuadros de tema mitológico de este pintor; y si me lo permites, te contaré una curiosidad más: no sé cuál es el motivo, pero su obra "Cupido y Psique niños" se representa en cientos de objetos en Roma bajo el nombre de "Il primo bacio", 'El primer beso', como si formara parte del imaginario propio de la Ciudad.
Mil bicos.

Negrevernis dijo...

Así es, Profedegriego. La obra que comentas es conocidísima; gracias por el aporte.
Muy interesante lo que comentas de ilustrar las clases de Cultura con las obras de este pintor.

Un saludo.

Andrew Fadous dijo...

Wow! wonderful post along with beautiful pictures. Keep it up.
Bouguereau Paintings