¿Cuál es el origen de las doce uvas?

Hoy se cumplirá en España, de nuevo, la tradición de comer doce uvas al ritmo de las campanadas de medianoche, costumbre exportada también a México, Perú o Chile -entre otros países hispanos. 

Dicen que la culpa de todo la tuvieron los agricultores murcianos y alicantinos en un algo lejano ya 1909, marcado por una excepcional cosecha que dio tantos excedentes que decidieron  sacarlos al mercado bajo la etiqueta de "uvas de la suerte". 

Sin embargo, algunos remontan la tradición a finales del s. XIX y otros cuentan que la costumbre burguesa de esos años era comer uvas y beber champán el 31 de diciembre, de forma que el pueblo se lanzó a la calle allá por la década de 1880 para burlarse de ese grupo enriquecido de la población. Es posible, pues, que aquellos campesinos del levante aprovecharan lo que se había convertido ya en una tradición para lanzar a la venta los excedentes de su excepcional cosecha. 


  • También en otros países tienen otras costumbres, desde romper la vajilla de la cena en Dinamarca o cenar lentejas en Italia (usadas en banquetes funerarios en la Antigua Roma y símbolo de buena suerte por su parecido a las monedas). Para conocerlas, pincha aquí